Un dream team contra el Roundup: Los enemigos de Monsanto se diversifican

Un dream team contra el Roundup: Los enemigos de Monsanto se diversifican

Nota original Monsanto’s Foes Are Branching Out

Publicada en Bloomberg BNA el 29 de Junio de 2017 por Tiffany Stecker

Traducción y adaptación periodística para lavaca, Anabel Pomar

El equipo anti-Roundup soñado: una coalición de abogados, a cargo de múltiples demandas de víctimas de cáncer contra Monsanto, acecha al herbicida más popular del mundo en múltiples frentes.

Son veteranos, Robert F. Kennedy, Jr, abogado ambiental y heredero político de su linaje; Aimee Wagstaff por Andrus Wagstaff LP de Lakewood, Colorado; Michael Miller por Miller Firm LLC de Orange, Virginia; Michael Baum y Brent Wisner por Baum Hedlund Aristei Goldman PC de Los Ángeles; y Robin Greenwald por Weitz & Luxenberg PC de Nueva York. ¿Su arma? Un pantallazo a las décadas de las deliberaciones de la propia Monsanto sobre el glifosato, el principal ingrediente de su herbicida Roundup. Los abogados pasaron los últimos meses estudiando detenidamente cientos de documentos confidenciales que, según dicen, muestran que la compañía trabajó activamente para minimizar el riesgo cancerígeno del glifosato. Los demandantes en un litigio de múltiples jurisdicciones y alto perfil (MDL en sus siglas en inglés), que se lleva adelante en el Distrito Norte de California del Tribunal de Distrito de los EE. UU, alegan que el Roundup de Monsanto causa linfoma no Hodgkin, un cáncer en sangre relativamente frecuente. El grupo ahora se está diversificando hacía a otro desafío legal contra la compañía. El 20 de junio pasado, sumaron al quipo a otros abogados en una nueva demanda que acusa a Monsanto de realizar publicidad falsa al alegar que el glifosato funciona dirigiéndose a una enzima que no se encuentra presente en personas o mascotas. Para ello, se están asociando con otro bufete de abogados de gran reputación y trayectoria, en este tipo de demandas, contra la industria alimenticia.

Los abogados también han influido en la decisión de California de incluir el glifosato como cancerígeno según la Propuesta 65 de ese estado, en vigencia desde el 7 de julio de 2017, y proporcionaron información a los miembros del Parlamento Europeo para influir en la toma de decisiones sobre el herbicida.

El entusiasmo con el que las firmas legales están tomando el “principal combustible” de Monsanto, dijo Kennedy, debido a la inquietante información extraída de los documentos internos a los que tuvieron acceso, es raro en la práctica privada, le dijo a Bloomberg BNA. “Nunca he visto a abogados privados tan llenos de energía contra un acusado”, dijo Kennedy, cuya firma con sede en Hurley, Nueva York, Kennedy & Madonna LLP está trabajando con Baum Hedlund en el litigio. “Todos están cooperando muy bien, hemos creado un equipo”.

Desde marzo, los abogados han abierto con éxito un tesoro de correos electrónicos, cartas y estudios que siembran dudas sobre el proceso por el cual Roundup obtuvo la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental. Sugieren que los científicos de Monsanto escribieron de modo fantasma – es decir a cargo de ellos mismos pero ocultando esa autoría- los documentos que permitieron al glifosato no figurar como probable cancerígeno; y que la compañía intentó reclutar personal de EPA para cerrar una investigación sobre el herbicida; también que los funcionarios contrataron a un científico en 1985 para persuadir a los reguladores de la EPA de cambiar su decisión sobre la clasificación cancerígena del glifosato.

Monsanto ha negado estas acusaciones, y el juez que preside el caso también ha criticado a los abogados por intentar revelar públicamente documentos que no son directamente relevantes para el caso, y calificó la medida como una “campaña de relaciones públicas” en una audiencia del 11 de mayo.

¿Abogados de daños y perjuicios como “procuradores privados”?

Las personas que quieran demandar por los daños producidos por la exposición al Roundup ahora pueden estar más inclinadas a acercarse a las firmas, dijo Wisner de Baum Hedlund a Bloomberg BNA. “Todos hemos tenido la oportunidad de ver qué hay detrás de bambalinas”, dijo. “Traemos un montón de conocimiento institucional para el litigio”. Desde su introducción a los consumidores en 1974, el Roundup ha ayudado a revolucionar las prácticas agrícolas, permitiendo a los productores controlar las malezas de manera más eficiente en pos de la productividad agrícola. Pero las preocupaciones sobre el uso con cultivos modificados genéticamente, la presencia del químico en los alimentos y su papel en el fomento de malezas resistentes al glifosato han dejado a los ambientalistas llenos de dudas. Las organizaciones sin fines de lucro han demandado a la EPA y otras agencias federales por no regular adecuadamente el glifosato desde la década de 1990. “El problema es tan grande, está creando oportunidades a diestra y siniestra”, dijo Adam Keats, abogado sénior del Centro para la Seguridad Alimentaria, a Bloomberg BNA. Los organismos reguladores de todo el mundo, incluida la EPA, han respaldado los resultados que muestran que Roundup tiene baja toxicidad. Pero el pronunciamiento, de 2015, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer que indica que el glifosato es un carcinógeno “probable” creó una corriente ascendente de casos de empresas de protección al consumidor y daños personales, muchas de las cuales se han consolidado en el Distrito Norte de California. Estas empresas tienen bolsillos más abultados, y menos para perder, que las organizaciones ambientales sin fines de lucro que luchan contra el gigante agrícola, dijo Keats. “No tenemos los mismos recursos que las grandes firmas de abogados; por lo tanto, escogemos y elegimos lo que desafiamos “, dijo. Al tratar de reformar el proceso regulatorio, “estamos menos sujetos a tácticas de litigio que nos desangrarían”. Cuando las agencias gubernamentales son reacias a cambiar su práctica, los abogados de protección al consumidor sirven como vigilantes contra la regulación endeble, dijo Wisner. “Creo que estos [abogados] de casos de fraude al consumidor, para bien o para mal, se están convirtiendo efectivamente en procuradores generales privados”, dijo.

El juicio es frívolo, dice Monsanto

La última denuncia de los abogados, presentada en el Tribunal del Distrito Oeste de Wisconsin en los EE. UU. dejó por el suelo a una de las demandas de la compañía.

El glifosato mata las malezas al inhibir una enzima esencial para mantener las plantas vivas. El químico interrumpe la ruta que la enzima, 5- enolpyruvylshikimate-3-phosphate (EPSP), toma para procesar los aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas. Los animales no procesan aminoácidos del mismo modo que las plantas. Pero las bacterias, incluidos los microbios que pueblan las entrañas de los mamíferos, sí lo tienen. Investigaciones recientes han encontrado que la flora intestinal humana puede afectar el sistema inmunológico, a las alergias e incluso al comportamiento. Por lo tanto, Monsanto no puede declarar que “el glifosato se dirige a una enzima que se encuentra en las plantas pero no en las personas o las mascotas”, dicen los demandantes.

Los argumentos similares de la “vía enzimática” contra Monsanto no han sido exitosos en el pasado. Los tribunales federales en Nueva York y California desestimaron los casos cuando los demandantes buscaron a través de esa vía. Los casos fueron descartados porque una de las leyes de pesticidas de la nación, la Ley Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas (raticidas), establece la información consignada en las etiquetas de los pesticidas con la intención de evitar cualquier reclamo judicial de este tipo.

La acción actual no busca generar cambios en el etiquetado. Lo que busca es compensar a los consumidores que compraron Roundup bajo la afirmación de que el producto no afecta la salud humana, dijo a Bloomberg BNA Kim Richman, abogado de Richman Law Group, con sede en Brooklyn, Nueva York.

The Richman Law Group demandó a varias compañías de alimentos y tabaco por hacer declaraciones falsas y engañosas sobre sus productos. Han perseguido a General Mills por llamar a las barras de granola Nature Valley “naturales” a pesar de la presencia de residuos de glifosato en ellas, y a RJ Reynolds Co. por sugerir que su marca de cigarrillos American Spirit era más saludable y más segura que otras marcas.

En el “desafío” contra Monsanto, Richman dijo que quiere llamar la atención sobre el “efecto real y más penetrante del glifosato, debilitando el bioma intestinal humano”. “Los consumidores han sido engañado en este punto y deben ser advertidos”, dijo. Monsanto confía en que la embestida no irá a ninguna parte. “Estas son demandas frívolas sin ningún sustento. Defenderemos a la Compañía vigorosamente y confiamos en que prevalezcamos “, dijo el portavoz Sam Murphey en un comunicado enviado por correo electrónico. La suma de voluntades entre los cruzados anti-glifosato, Richman y los abogados del caso por los linfomas no Hodgkin, se produjo de forma es natural. “Nosotros traemos a la ciencia, él está aportando su conocimiento internacional en casos de fraude al consumidor”, dijo Kennedy.

David vs. Goliath

Richman también demandó a Monsanto en el Tribunal de Distrito D.C., así como en un tribunal federal de Illinois, por las afirmaciones de la compañía de que el Roundup no afecta a los humanos. En la última presentación los abogados representan a demandantes de Illinois, Nueva York, Wisconsin, California, Nueva Jersey y Florida, dando inicio a una demanda colectiva nacional por compensación monetaria de daños. El enfoque de “gran paraguas” incorporado por Richman reúne empresas y grupos que abordan el glifosato y sus efectos desde diferentes ángulos: desde el engaño al consumidor hasta la salud pública. En lugar de presentar acciones que compiten entre sí en diferentes rincones de los EE. UU. Según Richman, su grupo de abogados está coordinando abogados en todo el país y en diversas áreas de la práctica legal.

Esto es “todo en un esfuerzo por enfrentar juntos a Goliath y eludir un litigio de jurisdicción múltiple y alto perfil (MDL) en varios distritos que sería complicado, que significa desperdiciar recursos judiciales valiosos y retrasar la compensación disponible”, dijo. El grupo utilizó una táctica similar en pleitos contra Quaker Oats y General Mills.

El proceso de MDL es desencadenado por el Panel Judicial de Litigios Multidireccionales (JPML), un panel de jueces que se reúne seis veces al año para consolidar las denuncias en todo el país en un solo tribunal, lo que permite que el proceso de recopilación de pruebas se lleve a cabo tribunal antes de que comience un juicio en la jurisdicción de origen. Los jueces centralizan estos casos para evitar la duplicación, evitar decisiones prejudiciales inconsistentes y ahorrar dinero.

Pero el proceso de MDL también puede ser complicado, retrasando la compensación e invitando a algunas empresas a aprovechar el sistema no siempre en beneficio de los demandantes principales o los sujetos que pretenden representar. El JPML puede privar involuntariamente a los demandantes o afectados al centralizar los casos lejos de su jurisdicción de pertenencia, dijo Richman.

En lugar de desencadenar un MDL, dijo, los abogados pueden auto organizarse y crear un “mini” MDL. Evitar el proceso tradicional, cuando sea posible, refleja un énfasis para ubicar a los demandantes y los afectados “antes del control y el poder”, dijo Richman.

La elección de la corte de Wisconsin es deliberada. La corte tiene fama de mover rápidamente los casos, dijo Kennedy.

Aunque estos mini MDL generalmente benefician a los demandantes, también evitan al responsable neutral de tomar decisiones en el panel de MDL, dijo Andrew Bradt, profesor asistente de la Facultad de Derecho de la Universidad de California en Berkeley, que estudia el proceso de ese tipo de casos de jurisdicción múltiple y alto perfil. Tanto a los demandantes como a los demandados les gusta “comprar” la mejor de las cortes disponibles para sortear con astucia las ineficiencias en el sistema legal. “Este es un foro de conveniencias donde cada parte buscará a quién lo beneficie mejor”, declaró.

Para contactar con el autor: Tiffany Stecker in Washington tstecker@bna.com Para contactar al editor: Rachael Daigle rdaigle@bn

Close Menu