Monsanto al descubierto: La campaña para lograr la retractación del estudio Séralini

Monsanto al descubierto: La campaña para lograr la retractación del estudio Séralini

Documentos que forman parte de litigios sobre cáncer en Estados Unidos muestran los desesperados intentos de Monsanto de suprimir un estudio que mostró los efectos adversos del herbicida Roundup. El editor de la revista científica que se retractó de la publicación del paper tenía una relación contractual con la empresa.

02 August 2017 GMWatch Claire Robinson

Traducción y adaptación periodística para Lavaca.org: Anabel Pomar

Los documentos internos de Monsanto publicados por los abogados de enfermos de cáncer, que demandan en Estados Unidos a la compañía, muestran que el gigante químico lanzó una campaña organizada para forzar la retractación de un estudio que reveló los efectos tóxicos del Roundup. Los documentos también comprueban que el editor de la revista que publicó el mencionado paper para luego retractarse firmó un contrato con Monsanto poco antes de que comenzara esa campaña.

El estudio, dirigido por el profesor GE Séralini, mostró que dosis muy bajas del herbicida Roundup de Monsanto aplicadas en ratas durante un período prolongado tenían efectos tóxicos, incluido un daño hepático y renal grave. Entre las observaciones adicionales el estudio señala el gran aumento de las tasas tumorales en las ratas tratadas a ser confirmadas en un estudio a largo plazo y mayor escala.

Los documentos, recientemente conocidos públicamente, muestran que a lo largo de la campaña de retractación, Monsanto trató de cubrir sus pistas para ocultar su participación. Sin embargo el científico de Monsanto David Saltmiras admitió haber orquestado esta campaña y con ayuda de “expertos externos”, científicos aparentemente independientes de Monsanto, bombardear con cartas al editor en jefe de la revista Food and Chemical Toxicology (FCT), A. Wallace Hayes, exigiendo que se retracte del estudio.

El uso de “expertos externos” es una táctica clásica de las relaciones públicas perfeccionada por la industria del tabaco. Consiste en enviar mensajes favorables a la industria poniéndolos en boca de expertos supuestamente independientes, ya que nadie creería en la industria intentando defender sus propios productos. En 2012, el fundador de GMWatch, Jonathan Matthews, expuso los vínculos de la industria de los científicos supuestamente independientes que presionaron al editor de la revista para retractarse del artículo de Séralini. Ahora tenemos pruebas de primera mano de la participación directa de Monsanto.

En uno de estos documentos, Saltmiras se adjudicó como logro propio y se jactó de haber facilitado las numerosas cartas de expertos al editor publicadas con posterioridad que señalaban las deficiencias significativas, el diseño deficiente del estudio, los informes sesgados y las estadísticas selectivas empleadas por Séralini. Además, fue coautor de la carta de Monsanto al editor con [los empleados de Monsanto] Dan Goldstein y Bruce Hammond “.

Saltmiras escribe sobre cómo “A lo largo de la publicación y campaña de medios del estudio de Séralini sobre cáncer en rata, a fines de 2012, aproveché mi relación [con] el Editor en Jefe de la revista editorial … y fui el único punto de contacto entre Monsanto y el Journal. ”

Otro empleado de Monsanto, Eric Sachs, escribe en un correo electrónico sobre sus esfuerzos para movilizar a los científicos en la campaña de redacción de cartas en contra del estudio. Sachs se refiere a Bruce Chassy, un científico que dirige el sitio web Pro-GMO Academics Review. Sachs escribe: “Hablé con Bruce Chassy y él enviará su carta a Wally Hayes directamente y notificará a otros científicos para que hagan lo mismo. Entiende la urgencia … Me mantengo firme en que Monsanto no debe estar en la posición de proporcionar el análisis crítico que lleve a los editores a retractarse del documento “.

En respuesta a la solicitud de Monsanto, Chassy instó a Hayes a retractarse del documento de Séralini: “Mi intención es instar a retroceder el reloj, retraer el documento y reiniciar el proceso de revisión”.

Chassy también fue el primero en firmar una petición que exigía la retractación del estudio Séralini y el coautor de un artículo de Forbes acusando a Séralini de fraude. En ninguno de los documentos Chassy declara vínculo alguno con Monsanto. Pero en 2016 quedó expuesto que había percibido más de $ 57,000, en menos de dos años, por parte de Monsanto para viajar, escribir y hablar sobre transgénicos.

Sachs había explicitado que Monsanto no debía exponer su intento de retirar el paper de la publicación en forma pública, sin embargo, en eso es precisamente en lo que trabajaba. Sachs escribe al científico de Monsanto William Heydens: “Hay una diferencia entre defender la ciencia y participar en un proceso formal para retractar una publicación que desafía la seguridad de nuestros productos. No deberíamos proporcionar municiones para que Séralini, los críticos de GM y los medios de comunicación puedan acusar a Monsanto de usar su fuerza para retirar este documento. La información que proporcionamos establece claramente las deficiencias en el estudio y fortalece la idea de que el documento no debería haber pasado la revisión de pares “.

Otro ejemplo de Monsanto tratando de ocultar su participación en la campaña de retractación surge de la correspondencia por correo electrónico entre los empleados de Monsanto Daniel Goldstein y Eric Sachs. Goldstein afirma: “Me sentí incómodo, incluso dejando que los accionistas supieran que estamos al tanto de este LTE [NdR probablemente,”Carta al editor”] …. Implica que tuvimos algo que ver con eso; de lo contrario, ¿cómo lo conocemos? Podría agregar ‘En conocimiento de varias cartas al editor, incluyendo una firmada por 25 científicos de 14 países’ si ambos piensan que está bien “. Sachs responde:” Estamos ‘conectados’ pero no escribimos la carta ni alentamos a nadie a firmar. ”

A. Wallace Hayes fue pagado por Monsanto

La revelación más impactante de los documentos divulgados es que el editor de Food and Chemical Toxicology, A. Wallace Hayes, celebró un acuerdo de consultoría con Monsanto justo antes a su participación en la retractación del estudio Séralini. Claramente Hayes tenía un conflicto de intereses entre su papel como asesor de Monsanto y su papel como editor de una revista que se retractó del estudio que determinaba que el glifosato tiene efectos tóxicos. El estudio fue publicado el 19 de septiembre de 2012; el acuerdo de consultoría entre Hayes y Monsanto tenía fecha del 21 de agosto de 2012 y Hayes fue contratado para prestar sus servicios a partir del 7 de septiembre de 2012.

Los documentos también revelan que Monsanto pagó a Hayes $ 400 por hora por sus servicios y que a cambio se esperaba que Hayes “trabajara en la creación y el desarrollo de una red experta de toxicólogos, epidemiólogos y otros científicos en Sudamérica y además fuera participe de la reunión inicial celebrada en el región. La preparación y entrega de un seminario que aborde temas regionales relevantes relacionados con la toxicología del glifosato es un producto clave para la reunión inaugural de 2013 “.

Hayes debería haberse abstenido de participar en el estudio Séralini desde el momento en que firmó este acuerdo. Pero él guardó silencio. Pasó a supervisar una segunda “revisión” del estudio por personas no identificadas cuyos conflictos de intereses, si los hubo, no fueron declarados, lo que motivó su decisión de retractarse del estudio por la razón sin precedentes de que algunos de los resultados fueron “inconclusos”.

Hayes le dijo a Danny Hakim, del New York Times, en una entrevista que no había estado bajo contrato con Monsanto en el momento de la retractación y solo le pagaron después de que dejara la revista. Agregó que “Monsanto no desempeñó ningún papel en la decisión que se tomó para la retractación”. Pero como a la revista le tomó más de un año retractarse del estudio después de la segunda revisión de meses, que Hayes supervisó, está claro que tenía una conflicto de intereses no divulgado desde el momento en que firmó el contrato con Monsanto y durante el proceso de revisión. Parece estar engañando al New York Times. La fecha del momento del contrato también plantea la pregunta sobre si Monsanto sabía que estaba por llegar la publicación del estudio. De ser así pueden imaginar cuán afortunada resulta la decisión de iniciar esa relación con Hayes en ese momento específico.

Un correo electrónico interno de Monsanto confirma la relación íntima de la compañía con Hayes. Saltmiras escribe apenas fue publicado el estudio Séralini: “Wally Hayes, ahora editor en jefe de FCT ( Food and Chemical Toxicology) me envió esta mañana temprano un correo electrónico de cortesía. Espero que los dos tengamos una discusión de seguimiento pronto para conversar sobre el proceso de revisión por pares de la FCT”.

Monsanto se salió con la suya, aunque el paper científico fue posteriormente republicado por otra revista con estándares más elevados, y, presumiblemente, con un comité editorial que no estaba bajo contrato con Monsanto.

Por qué Monsanto tuvo que matar al estudio Séralini

Es obvio que a Monsanto le interesaba matar al estudio Séralini. El motivo inmediato es que el estudio informó sobre los efectos perjudiciales de dosis bajas de Roundup y un maíz transgénico diseñado para tolerarlo. Pero un motivo de mayor alcance, que surge de los documentos, es que admitir alguna validez en el estudio podía abrirle las puertas a que reguladores y otros organismos de control pidieran estudios a largo plazo sobre los cultivos transgénicos y sus plaguicidas asociados.

Una clara amenaza para Monsanto como escribió Goldstein textualmente era que “un tercero pueda procurar fondos para verificar las observaciones de Séralini, ya sea a través de una agencia gubernamental o de los grupos contra los transgénicos/pesticidas”.

Los documentos muestran que Monsanto celebró una serie de teleconferencias internacionales para discutir cómo adelantarse a este tipo de desarrollos tremendamente amenazantes.

Al resumir los puntos de las teleconferencias, Daniel Goldstein escribe que “desafortunadamente”, tres “posibles problemas con respecto a los estudios a largo plazo ahora han surgido y necesitarán alguna consideración y probablemente un documento oficial de algún tipo (interno o externo)”. Estas serían demandas potenciales para

• 2 años en rata / estudios de cáncer a largo plazo (y posiblemente toxicidad para la reproducción) en cultivos GM;

• 2 años / estudios crónicos sobre formulaciones de plaguicidas, además de los estudios sobre el ingrediente activo solo que actualmente son exigidos por los reguladores;

• 2 años en rata / estudios crónicos de formulaciones de pesticidas en el cultivo GM.

En respuesta al primer punto, Goldstein escribe que el estudio Séralini “no encontró nada más que la variación habitual en ratas SD [Sprague-Dawley], y como tal, no hay motivo para cuestionar la orientación reciente de la EFSA de que tales estudios no son necesarios para cultivos sustancialmente equivalentes “. Los lectores de GMWatch no se sorprenderán al ver que Monsanto consigue el apoyo de la EFSA en su oposición a la realización de estudios a largo plazo sobre OGM.

En respuesta al segundo punto, Goldstein reitera que el estudio Séralini “en realidad no encuentra nada, por lo que no es necesario sacar ninguna conclusión al respecto”, pero el problema teórico se ha puesto sobre la mesa. Necesitamos estar preparados con una respuesta bien elaborada “.

En respuesta al tercer punto, Goldstein ignora la naturaleza radical de la ingeniería genética y argumenta pragmáticamente, si no científicamente, que “este enfoque sugeriría que el mismo problema surge para los cultivos convencionales y que cada formulación individual necesitaría un estudio crónico sobre cada cultivo ( como mínimo) y probablemente todas las variedades de cultivos (ya que sabemos que tienen más variación genética que GM frente a los congéneres convencionales) y plantea la posibilidad de un número casi ilimitado de pruebas”. Pero agrega:” También necesitamos un argumento coherente para este problema.”

Los reguladores de la UE al lado de Monsanto

En detrimento del público, algunos organismos reguladores han respaldado a Monsanto en lugar del interés público y han rechazado la idea de que se requieran estudios a largo plazo para los cultivos transgénicos. De hecho, la UE está considerando eliminar inclusive los estudios cortos de alimentación animal de 90 días actualmente requeridos por la legislación europea sobre OMG. Esto se fundamenta, en parte, en los resultados del proyecto GRACE de alimentación animal financiado por la UE, que ha sido criticado por los vínculos de la industria de algunos de los científicos involucrados y por su supuesta manipulación de los hallazgos de efectos adversos en ratas alimentadas con el Maíz GM MON810 de Monsanto.

Un pedido de disculpa

Actualmente R. Wallace Hayes ya no trabaja como editor en jefe de FCT, pero suele ser mencionado como un “editor emérito”. Del mismo modo, Richard E. Goodman, un ex empleado de Monsanto que aterrizó en el comité editorial de la revista poco después de la publicación del estudio Séralini, tampoco continúa en la revista. Pero a pesar de que se los aparte de sus cargos, su legado perdura en la revista a la que pertenece el paper Séralini, como una brecha profunda en su historia.

Ahora que la participación de Monsanto en la retractación del documento de Séralini está al descubierto, FCT y Hayes deberían hacer lo correcto y emitir una disculpa formal al Prof. Séralini y su equipo. FCT no puede y no debe restablecer el documento, porque ahora está publicado por otra revista, pero tiene que trazar una línea bajo este episodio vergonzoso, admitir que lo manejó mal, y declarar su apoyo a la independencia científica y la objetividad.

Close Menu