Monsanto exige que Avaaz entregue todos los datos de su campaña en contra de la empresa

Monsanto exige que Avaaz entregue todos los datos de su campaña en contra de la empresa

Monsanto pasó al ataque: un tribunal de EE.UU analiza la entrega de datos de la comunidad global de movilización online Avaaz de las campañas en su contra. La citación podría obligar a liberar una gran cantidad de comunicaciones internas, incluidas las direcciones de correo electrónico de cuatro millones de personas que han firmado peticiones en línea en contra de Monsanto y su herbicida estrella: el glifosato.

Por Arthur Neslen (The Guardian, 23 feb. 2018)

Traducción y adaptación periodística para lavaca.org, Anabel Pomar

Un tribunal de EE. UU. escuchará hoy (NdeE: 23 febrero de 2018) una solicitud de Monsanto que reclama el acceso a comunicaciones internas del movimiento ciudadano global Avaaz, en una acción que según el grupo de campañas podría tener graves repercusiones para el activismo en línea y la privacidad de los datos. Monsanto está buscando la publicación de todos los documentos del lobby, correos electrónicos, correspondencia y notas “ilimitadas”, donde la empresa o su herbicida glifosato hayan sido mencionados. Avaaz dice que esto incluiría información personal sobre sus empleados, así como las direcciones de correo electrónico de los más de cuatro millones de signatarios de peticiones contra las políticas de GM y glifosato de Monsanto.

Emma Ruby-Sachs, subdirectora del grupo, le dijo a The Guardian que si tenía éxito, la demanda de datos de Monsanto tendría un “efecto escalofriante” sobre el movimiento y el activismo. “Nuestro personal ya no está seguro sobre qué escribir, y qué no anotar”, dijo. “Nuestros compañeros viven con preocupación que el material sea entregado a la compañía. Nuestros activistas escriben diciendo que tienen miedo de que se entreguen sus datos. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para no dejar que esa posibilidad se concrete, nos quite movimiento o fuerzas pero es una nube tenebrosa que se cierne sobre la organización”.

Una victoria para Monsanto en la audiencia de hoy costaría al grupo de defensa en línea miles de horas de trabajo por persona, y cientos de miles de dólares, según los abogados de Avaaz. Incluso podría suscitar la perspectiva de una migración fuera del activismo en línea de activistas preocupados y temerosos de la vigilancia corporativa.

Pero Monsanto argumenta que simplemente está siguiendo un procedimiento estándar para descubrir los vínculos entre los pacientes de linfoma no Hodgkin (NHL sus siglas en inglés) y Avaaz en una demanda que realiza por separado. Scott Partridge, vicepresidente de estrategia mundial de Monsanto, dijo que la empresa había cumplido con las órdenes judiciales de liberar 10 millones de documentos en el pasado y llamó “totalmente falsas” las afirmaciones de que estaba buscando información personal sobre los empleados de Avaaz.

“Estamos abiertos a los reclamos o correos que den cuenta de una preocupación individual “, le dijo a The Guardian. “No es un pedido para intimidar a las personas o hacerles creer que Monsanto va a utilizar su información personal” declaró. “Esta [por la demanda de información] se dirige completamente a la campaña coordinada entre Avaaz y los abogados del demandante, diseminando información errónea sobre la seguridad del glifosato o caracterizándola como carcinógena”.

La citación fue emitida en un caso contra Monsanto por Ronald Peterson y Jeff Hall, quienes afirman que contrajeron linfoma no Hodgkin producto de la exposición al herbicida Roundup de Monsanto, en el que el glifosato es un ingrediente activo. “Nunca hemos hablado con los abogados del demandante”, dijo Ruby-Sachs. “Ni siquiera sabíamos que este caso existía hasta que obtuvimos la citación. Estoy 100% seguro de eso, ya que tuvimos que buscarlo y nos tomó un tiempo descubrir de qué se trataba”.

Monsanto solicita que se publiquen todas las comunicaciones entre Avaaz y los abogados y bufetes de abogados de los demandantes. Pero también busca la divulgación de todas las comunicaciones, “en el sentido más amplio posible”, con gobiernos, ONG, empresas de publicidad o relaciones públicas. Asimismo, exige el acceso a todos los documentos que los empleados de Avaaz hayan creado, mantenido, recibido, enviado o copiado, cuando estos incluyan una discusión sobre el glifosato, Monsanto o la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud. En la citación se incluye una lista exhaustiva de formas de comunicación, desde telegramas hasta presentaciones de PowerPoint.

Monsanto presentó su solicitud poco después de que finalizara una ardua batalla con la Unión Europea para la licencia regulatoria del glifosato, el ingrediente central en Roundup, que fue extendida por 5 años en lugar de los 15 años originalmente buscados por la compañía. Cuando se debatió el tema, la firma se vio afectada por acusaciones surgidas de los Monsanto Papers, documentos revelados en una demanda estadounidense que condujo a una audiencia en el parlamento europeo. Las denuncias finalmente fueron descartadas por la comisión, que declaró que Roundup era seguro.

Este fue uno de los frentes de una campaña a la que Avaaz contribuyó con una petición de 2 millones de personas. Los abogados del grupo argumentan que el caso de Peterson y Hall se usa como “un pretexto” para que Monsanto obtenga acceso a información privada sobre la estrategia de campaña de la UE de Avaaz. Sin embargo, Monsanto sostiene que está librando una batalla por una divulgación justa. “Solo le pedimos a Avaaz que sea tan abierto y transparente como ha sido la compañía”, dijo Partridge.

Close Menu